Chirimoya

2,99 

El origen de la chirimoya se remonta a los Andes peruanos y las montañas de Ecuador, donde crece de forma espontánea, aunque algunos historiadores incluyen también las zonas andinas de Chile y Colombia. Los españoles la denominaron «manjar blanco» cuando la descubrieron en América.

Se cultiva en diferentes países con clima subtropical, como Perú, España (especialmente en la costa granadina), Chile, Bolivia, Ecuador, Estados Unidos, Colombia, Sudáfrica e Israel.

En nuestro país, debido a que es una fruta muy delicada, toda la producción se destina al mercado nacional. En España, en productividad destaca la variedad Fino de Jete (90%) y Campas y, en menor proporción, Pacica y Bonita. En general, las variedades de mayor cultivo proceden de híbridos, siendo algunas de ellas: Impresa (frutas de gran tamaño con forma conoide o subglobosa, de piel tersa y cubierta de hoyos que se asemejan a huellas digitales o a las escamas de un reptil y pulpa dulce, de buen sabor y jugosa); Mammillata (frutas de piel lisa y buen tamaño, jugosas, sabrosas, aromáticas y con menor número de semillas que la anterior); Tuberculata (frutas de tamaño medio, forma globulosa, piel verde oscuro y de maduración tardía) y Umbonata (frutas de tamaño medio, forma de piña, piel fina, pulpa sabrosa, con muchas semillas y poco resistente al transporte).

Descripción

La chirimoya es una fruta tropical de pulpa refrescante y muy aromática, con sabor dulce ligeramente ácido que recuerda a una mezcla de piña y plátano, o al sabor de la pera. Es muy fácil de comer, se parte en dos mitades y se toma la pulpa con una cuchara, evitando las semillas.

Propiedades y beneficios de la chirimoya

  • Regula la tensión arterial: es rica en potasio, lo que, junto a su escaso contenido en sodio, la convierte en una buena aliada de la salud arterial.
  • Fortalece huesos y músculos: son buenas para los huesos y los músculos gracias al magnesio que contienen. Una chirimoya pequeña de unos 200 gramos proporciona el 10% del magnesio que se precisa al día.
  • Combate la anemia: la chirimoya es una buena aliada para combatir la anemia. 200 gramos de chirimoya aportan el 8% del hierro que se precisa al día, y como además contiene vitamina C, la absorción del hierro se ve potenciada.
  • Favorece la digestión: las chirimoyas contienen enzimas digestivas y cantidades de fibra soluble suficientes para mejorar nuestra digestión y proteger la flora intestinal.
Abrir chat
Tienda Online Nejite
¡Hola!

¿Tienes alguna duda para realizar tu pedido?

¡Contáctanos por Whatsapp y te ayudamos!